Nuestra Emisora

jueves, 29 de abril de 2021

MOVILIZACION NACIONAL RECHAZA LA REFORMA TRIBUTARIA.

Foto en la Red.  Comentario UrdimbreRadio. Escrito por Gloria Arias. 
 

Nos proponemos aportar una reflexión motivados por la imperiosa necesidad de buscar mejores opciones de salida a la crisis que ha surgido, con la presentación de una tercera reforma tributaria, del presente gobierno que ha suscitado mayores controversias y rechazos por parte de la ciudadanía en momentos en que la pandemia de los bolsillos de los colombianos, crece desmesuradamente, a la par con el Covid. El origen estructural de una reforma como esta, no solamente inoportuna sino sesgada en sus pretensiones de grabar varios productos de la canasta familiar. Si bien es cierto, en la actual situación de la economía, ninguno de los sectores sociales ha escapado al fuerte golpe con la perdida de empleos, descapitalización y quiebra de los comercios, afectar directamente con mas impuestos sobre los precios básicos de alimentos, ha sido considerado el peor desafuero de este gobierno, que precisamente no goza de favorabilidad en los análisis de los principales congresistas que deben votar la reforma presentada al congreso de la República, los últimos días.

Vemos con desazón un futuro cercano con demasiada incertidumbre, con perdida de garantías en derechos laborales, pensión y salud como fundamentos básicos del desarrollo de cualquier noción del mundo. Colombia no ha de ser la excepción, porque como fuente natural de riqueza de sus suelos, despensa mundial de reserva alimentaria, ha perdido parte de su razón de ser y vocación agrícola, por los malos manejos de las economías por parte de las ultimas décadas de gobiernos incompetentes para representar el sentir de sus conciudadanos, de los cuales solo se acuerdan a la hora de elegirlos. Gobiernos sin compromiso social y altamente cuestionados por la corrupción y apropiación indebida, de los recursos públicos.

Bajo estas premisas, que se puede construir de manera digna?

PAZAPORTE: SER MÁS RÍO QUE PANTANO

¿Por qué encendemos velas? ¿Por qué rezamos o escribimos? ¿Por qué una escultura, una bandera, o un te quiero?
Tal vez porque nos negamos a ser finitos; no nacimos para darnos por vencidos y si nos dieran a escoger preferiríamos tener más sueños y menos sueño. La resignación es una cara de la derrota y, así nos digan tercos, ilusos o ingenuos, no vamos a normalizarnos en “modo tragedia”.
Amén de más de 400 muertos diarios por el bicho microscopico, la semana que acaba de pasar fue para Colombia especialmente dura: 7 exguerrilleros asesinados en 7 días; 22 indígenas heridos en la minga de Caldono; 3 niños muertos a machetazos en el Chocó; a Sandra Peña, gobernadora de la Laguna, la matan a bala; una ministra que miente en altos escenarios internacionales deja a los firmantes de paz en más riesgo del habitual; avanza la reforma que empobrecería a los mismos de siempre para que los poderosos tengan con qué ejercer la burocracia y jugar a la guerra; parece imparable la decisión de este pais en contravía, de bañar sus campos en glifosato mientras el resto del mundo lo tiene vetado.

Conciencia de origami ésta que -según quién pague la función- convierte una hoja de papel en destroyer o en colibrí. Doble moral que prohíbe el aborto pero da la bienvenida al veneno asociado a la esterilidad y al cáncer. Doble moral que prohíbe la pena de muerte pero se comporta como avestruz ante ejecuciones extrajudiciales, ignora alertas tempranas y justifica cierto tipo de masacres. Siento el yugo de una especie de inquisición corrupta por dentro, poco adepta a la democracia, y maquillada por fuera con cara de “yo no fui”.

La buena noticia es que no vamos a ser las sombras huecas de nosotros mismos, ni vamos a dejarles a los hijos de nuestros hijos un ADN con la cobardía insertada en sus cadenas. Preferimos la rebeldía a la rendición; el aula, a los barrotes; la voz firme, al silencio cómplice; el diluvio, a la niebla. Preferimos estar vivos y ser más río que pantano.

Tal vez si somos muchos, si cada vez somos más y no le dejamos tiempo al escepticismo; si nos hacemos fuertes de palabra, obra y misión; si somos capaces de explicar que la violencia no se arregla con más violencia, y que mientras se maneje el país de espaldas a la gente, será imposible un giro positivo a la condición social; si al presidente se le antojara cumplir su juramento de ese tormentoso (literal) 7 de agosto de 2018; si el partido de gobierno entendiera que no puede dárselas de demócrata y comportarse como PacMan, ni afirmar que quiere la paz y respaldar a quienes la cogen a patadas y le ponen un tiro al blanco a los firmantes del Acuerdo…

Si nuestros gobernantes (ocultos o de icopor) fueran más proclives a la empatía que al autoritarismo, y a la responsabilidad que a la ridiculez, tendríamos un país física, emocional y mentalmente viable; no se llamaría solidaria a una reforma que exprime la precaria calidad de vida; tal vez mil líderes sociales no estarían hoy en el cementerio, ni habría caseríos sitiados por las armas; los excombatientes podrían usar las palas para sembrar los proyectos productivos y no para enterrar a sus compañeros asesinados.

Tenemos el deber de cambiar el lado oscuro de la realidad y proteger la vida de los colombianos.
Este gobierno ya no tiene remedio, pero Colombia sí. El futuro que nos traiga el 2022 será tan atávico o liberador, como nuestra capacidad de lograr que el miedo que nos ha mentido y desangrado no siga siendo el rey.
Gloria Arias Nieto El Espectador, 27 abril 2021
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Saludo Circuito Cultural Armenia

CUÑA METRO

ESPACIO PUBLICITARIO

ESPACIO PUBLICITARIO 2

PAUTA PUBLICITARIA

Canal Youtube

Entradas populares

    Radio Urdimbre. Con tecnología de Blogger.