Nuestra Emisora

miércoles, 8 de julio de 2015

CRÓNICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA



Adelante todos en pie de lucha, con el animo de apoyar  la labor de los veedores de salud que trabajan para que las personas comprendan la importancia, no solamente de lo consagrado en la constitución  política  de Colombia en lo concerniente a salud pretendemos ofrecer diferentes estrategias de comunicación para entregar a la comunidad, las herramientas para exigir sus derechos como una respuesta a las mas de quinientas sesenta quejas acerca de la baja calidad en la  prestación del servicio de salud en las EPS.

Debemos recalcar a los funcionarios una y otra vez que la salud no es un favor sino un derecho contemplado dentro de los derechos humanos y que trasciende la asistencia medica; es decir que es una garantía que se le reconoce a la persona respetando su dignidad. Asunto que parece importar en lo más mínimo a la hora de la prestación del servicio por parte de los funcionarios de las mencionadas entidades.  

En mi experiencia de observación  entre la comunidad me he encontrado con todo un bestiario digno de una obra literaria, pues entre el personal de las citadas EPS toda suerte de personajes abunda; los hay desde los que al pedir la información en las ventanillas no saben nada de nada o sienten una profunda apatía por comunicarlo, a pesar de  la responsabilidad que implica su cargo, hacen caso omiso de su función,  hasta los que de muy mala manera  solo se comunican  con rotundos monólogos a las angustiadas personas que buscan soluciones y respuestas a sus tramites. 

No queremos decir  con esta reflexión  que todos los funcionarios se comporten de la misma manera, pero que los hay los hay, y en mayor proporción de lo que se informa en la secretaria de salud publica. Por otra parte quisiéramos exonerar al cuerpo médico, pero desafortunadamente parece que en Colombia tener un titulo en medicina capacita al galeno, en muchas ocasiones, para tratar con irrespeto al paciente como si el titulo de Asclepios (médico), le diera la misteriosa posesión de algún demonio al estilo griego que en vez de susurrarle secretos del  conocimiento al oído, le indujera a sentirse todo poderoso, sobre el pobre infeliz que desconoce como comunicarse con tan elevada  percepción  de un ego henchido por su brillante instante de poder, y haciendo gala  de una actitud bastante arrogante a cada pregunta del paciente responde con frases  altaneras de tal modo que no se puede aclarar nada sobre la condición en que el usuario se encuentra; la verdad,  uno no sabe si es peor la enfermedad que la cura; dadas las circunstancias si queremos purificarnos ya no iremos a la iglesia, sino a la EPS.

Muchos de los usuarios están haciendo todo un vía crucis por razones como: la que se refiere al funcionario(a) en ventanilla, que es quien se supone tiene toda la información del conducto a seguir pero la contradicción  esta a la orden del día, por ejemplo para pedir información o hacer una reclamación, si uno se presenta le dicen que tiene que llamar y si llama que tiene que ir personalmente; cuando al fin se logra superar la disyuntiva y uno logra obtener la orden, al personaje en cuestión se le olvida poner el sello sobre todo  cuando ha tenido una diferencia de opinión con el beneficiario  y  la persona llega a la cita atravesando toda la ciudad perdiendo todo un día de trabajo por que el dichoso examen no lo pueden practicar en un perímetro cercano a la vivienda u oficina del usuario del servicio, entonces –zas- como dice el chavo, falta el consabido símbolo que da la autenticidad para la autorización todo esto se suma que para conseguir una cita con un especialista no se obtiene en un lapso menor a noventa días por mas que uno este en una situación critica que requiera de una decisión especializada pues tienen la agenda  muy apretada.

Múltiples son los motivos de las quejas desde los medicamentos esenciales para algunos que no llegan a tiempo o que sencillamente no los suministran porque no entran  dentro del  plan, hasta las panorámicas dentales que no corresponden al paciente so pena que en cambio de retirar los Bracket terminen sacándole los incluidos que ya le habían extraído hace años. Definitivamente  debemos meditar si a la par de toda esta situación, se debe sensibilizar  al personal que trabaja en esta delicada labor de la salud, sobre la minima regla de no hagas a los demás  lo que no quieres que te hagan, a ver si se obra con un poco de empatía por el otro.

Queda recapacitar sobre tan incómodos  asuntos ya que las veedurías están tras el cumplimiento de la normatividad en la solución de las inconformidades de la comunidad por los graves errores cometidos en el ejercicio de la medicina y el resto ya lo conocemos ese terrible proceso de la ley cien, en tanto el bien general sigue perjudicado. Cabe preguntar deberíamos elaborar una cartilla sobre la ética en el ejercicio de la salud publica,  como una escuela que ayude a superar un sistema de salud deficiente como esta concebido    
.


Marcia Adar
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

ESPACIO PUBLICITARIO

ESPACIO PUBLICITARIO 2

PAUTA PUBLICITARIA

Canal Youtube

Entradas populares

    Radio Urdimbre. Con tecnología de Blogger.